La Diputación de Cádiz, a través de su Agencia Provincial de la Energía, participa en el proyecto Recoil junto a otros 10 socios europeos. Esta iniciativa pretende establecer nuevos sistemas de recogida de los aceites usados en las cocinas para su posterior transformación en biodiésel. El proyecto conlleva mejoras medioambientales y un estímulo para empresas especializadas, que pueden implantar sus sistemas de reciclaje en ámbitos locales. Todos los socios de Recoil se reúnen, desde ayer jueves y hasta hoy viernes, en el Palacio Provincial de Diputación con los siguientes objetivos: ultimar la Guía para la Gestión del Aceite de Cocina Usado –a disposición de cualquier territorio que lo demande- y establecer las campañas de difusión.

 

 

El vicepresidente segundo de Diputación, y responsable de la Agencia Provincialde la Energía, Bernardo Villar, ha dado la bienvenida a los socios promotores de Recoil. En estas jornadas organizadas en Cádiz participan representantes de los siguientes organismos: la Agencia de Medio Ambiente y Energía de Arrabida (Portugal) que coordina el proyecto; la Agencia Regional de la Energía de Barreiro, Moita, Montijo y Alcochete (Portugal); Factor Social (Portugal); la Agencia Provincial de la Energía de Cosenza (Italia); Florencia Energías Renovables (Italia); Municipio de Castrolibero (Italia); la Asociación Europea de Industrias de la Biomasa (Bélgica); Agro Business Park (Dinamarca); la Universidad Técnica de Creta (Grecia); y ELIN Biofuels SA (Grecia).

 

Recoil comenzó su andadura a mediados de 2012 conforme a un presupuesto de 1.519.793 euros que financian –en un 75% de dicha cuantía- los fondos consignados en el programa Energía Inteligente para Europa. En una primera fase se analizaron las mejores prácticas existentes en Europa, el marco legal aplicable, se realizaron encuestas y se identificaron las barreras y oportunidades para asentar nuevos negocios en mercados locales. Ahora van a emprenderse proyectos pilotos en los territorios participantes; en el caso de la provincia de Cádiz las pautas propuestas por Recoil se llevarán a cabo en San Fernando, y también se han interesado en su aplicación Cádiz capital y Puerto Real, según ha confirmado Bernardo Villar.

 

El proyecto –al contemplar la obtención de biodiésel- sintoniza además con la estrategia europea abocada a incrementar el suministro energético desde fuentes renovables. En el caso de los aceites de cocina su vertido a la red de saneamiento provoca daños medioambientales y molestias domésticas en forma de malos olores. Es también un problema económico ya que se estima que por cada litro de aceite vertido al saneamiento encarece el coste de depuración en 2´25 euros. 

 


 

Fuente: Dipucadiz.es