En Dinamarca la recogida de aceites usados domésticos es aún un territorio desconocido, en gran parte debido a que la gastronomía danesa no es muy dada a la “fritura”, pero también porque tradicionalmente los daneses han incinerado sus residuos para la producción combinada de calor y energía.

 

A pesar de ello, en Dinamarca la dieta es muy rica en productos cárnico, siendo esta una opción interesante para obtener aceites, y potencial para la producción de biodiésel. Especialmente después de que el pasado otoño de 2013 el gobierno danés aprobara un nuevo “Plan de Recursos” que establece para los municipios nuevas y ambiciosas metas para aumentar las tasas de residuos reciclados con objeto de lograr una mayor reutilización de los recursos disponibles y beneficiar así al medio ambiente. Los días en los que la incineración constituía la única opción de gestión son ya cosa del pasado, pero ¿producen los daneses suficiente aceite usado de cocina y grasas para que la recogida y transformación del mismo sea viable económicamente?, y sobre todo, ¿estarán los ciudadanos del país nórdico suficientemente concienciados como para recoger y almacenar el aceite o simplemente continuarán vertiéndolo por el desagüe o tirándolo en la basura como venían haciendo hasta ahora?

 

El proyecto piloto de recogida de aceites usados domésticos y grasas que se desarrollará en el marco del Proyecto RecOil será la primera iniciativa de este tipo que se realiza en Dinamarca. El sistema de recogida comenzará a funcionar en febrero y estará en funcionamiento hasta el mes de julio en la ciudad de Viborg. Un total de seis puntos de recogida públicos se instalarán para dar servicio a los 95.000 habitantes de este municipio situado en la región central del país escandinavo. Los contenedores se emplazarán en islas verdes, junto a otros contenedores en los que los ciudadanos podrán reciclar otro tipo de residuos.

 

De forma paralela, y con objeto de determinar si existe diferencia en la recogida cuando los usuarios no tienen que depositar sus propios recipientes en los contenedores públicos, se llevará a cabo otra experiencia en el municipio de Ørum (1000 habitantes aproximadamente). Aquí el aceite usado será recogido en un sistema puerta a puerta.

 

Agro Business Park promueve estas iniciativas de modo conjunto a Revas (la empresa responsable de la recogida de residuos en Viborg) y el productor de biodiésel danés Daka.

 

Fuente: ABP